«Ámame tal como eres», Charles de Foucauld


Compartimos hoy una bonita oración de Charles de Foucauld, cuya vida abordaremos también después.

Es conocida pero no por ello hay que dejar de compartirla y hacerla llegar a nuestros familiares y amigos.

El 13 de noviembre de 2005 fue proclamado beato, durante el papado de Benedicto XVI.​ Sus reliquias se veneran en la abadía Nuestra Señora de las Nieves.​ Se celebra su festividad el 1 de diciembre.

Está previsto que Charles de Foucauld sea canonizado por el Papa Francisco el 15 de mayo de 2022.

«Ámame tal como eres», oración de Charles de Foucauld

Hijo mío, Dame tu corazón:

Conozco tu miseria, las luchas y tribulaciones de tu alma, las deficiencias y las enfermedades de tu cuerpo; sé tu vileza, tus pecados, y vuelvo a decirte: “Dame tu corazón, ámame tal como eres…”

Si esperas ser un ángel para abandonarte al amor, no amarás jamás. Aunque seas débil en la práctica del deber y de la virtud y recaigas a menudo en las culpas que desearías no cometer más, no te permito no amarme.

Ámame tal como eres.

Cada instante y en cualquier situación que estés, en el fervor o en la aridez, en la fidelidad o en la infidelidad, ámame … tal como eres… Quiero el amor de tu pobre corazón; si esperas ser perfecto, no me amarás jamás.

No sabes que puedo hacer de cada granito de arena un serafín radiante de pureza, nobleza y amor? ¿No soy Yo omnipotente? Y si me parece dejar en la nada algunos seres maravillosos y preferir el pobre amor de tu corazón, ¿no soy Yo el dueño de mi amor?

Hijo mío, déjame amarte, quiero tu corazón. Con el tiempo, cierto que quiero transformarte, pero por ahora te amo tal como eres… y deseo que tú hagas lo mismo; quiero ver surgir el amor del fondo de la miseria. Amo en ti, incluso, tu debilidad, estimo el amor de los pobres y de los miserables; quiero que desde las cenizas se eleve continuamente un grito grande: “Jesús te amo”.

Sólo quiero el canto de tu corazón, no necesito ni tu ciencia ni tu talento. Únicamente una cosa me importa, verte trabajar con amor.

No son tus virtudes lo que deseo, si te las diera eres tan débil que alimentarías tu amor propio; no te preocupes por eso. Podría haberte destinado a hacer grandes cosas; pero no, serás el sirviente inútil; te tomaré, incluso, lo poco que tienes… porque te he creado sólo para el amor.

Hoy estoy en la puerta de tu corazón como un mendigo, Yo el Rey de los Reyes llamo y espero; apresúrate en abrirme. No te excuses por tu miseria; si conocieras perfectamente tu miseria, morirías de dolor. Lo que heriría mi corazón sería verte dudar y desconfiar de Mi.

Quiero que pienses en Mi cada hora del día y de la noche; Quiero que hagas, incluso, la acción más insignificante sólo por amor. Cuento contigo para darme regocijo…

No te preocupes por no tener virtudes; te daré las mías.

Cuando habrás de sufrir, te daré fuerza. Tu me has dado el amor y Yo te concederé de amar mucho más de lo que puedas imaginar…

Pero recuerda… ámame tal como eres..

Te he dado mi Madre; hazlo pasar todo por su Corazón tan puro.

Pase lo que pase, no esperes ser santo para abandonarte al amor, porque no me amarías jamás…

¡Ánimo! ¡empieza!

Charles de Foucauld

No importa si eres miembro o no del Camino Neocatecumenal, si eres católico o no: seguramente esa oración te será útil si la meditas en tu corazón.

Más:  "Porque para Dios nada hay imposible"

Charles de Foucauld - Camino Neocatecumenal

Breve resumen de la vida de Charles de Faucauld

Charles de Foucauld nació en Estrasburgo en 1858.

Descendiente de una familia aristocrática que portaba el título de «vizconde de Foucauld«, quedó huérfano de padre y madre a los seis años y debió migrar con su abuelo al desatarse la guerra franco-prusiana.

Perdió la fe a los 16 años, y estudió en la Academia militar de Oficiales de Saint Cyr.

Estuvo destinado en Argelia, en aquel momento colonia francesa, como subteniente de caballería en 1881. Malgastó su herencia en una vida desenfrenada, y pasó a abandonar el ejército y convertirse por su cuenta en explorador de Marruecos.

Más:  Nuestra Señora del Valle del Espíritu Santo

La calidad del trabajo de Charles de Foucauld, de reconocimiento y registro de los territorios marroquíes, le valió la medalla de oro de la Sociedad de Geografía de París y la adquisición de gran fama tras la publicación de su libro Reconnaissance au Maroc (1883-1884).

En París recuperó la fe con la ayuda del sacerdote Henri Huvelin, marchando a Siria y Roma.

Regresó a Argelia como misionero en Beni-Abbés y el Hoggar, antes de establecerse en 1905 en Tamanrasset, en pleno corazón del Sahara.

Reconstrucción de la ermita de Charles de Foucauld, en la meseta de Assekrem

Escribió un diccionario francés-tuareg y tradujo la Biblia. La obra científica de Charles de Foucauld como lexicógrafo es toda una referencia para el conocimiento de la cultura tuareg.

Más:  ¿Qué es el Camino Neocatecumenal?

Charles de Foucauld murió el 1 de diciembre de 1916, asesinado por una banda de forajidos en la puerta de su ermita en el Sahara argelino.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *