74 visitas

Consulta aquí si quieres la palabra Comunión en el vocabulario de teología bíblica Leon Dufour online.

Comunión

La comunión eucarística es uno de los gestos en que el cristiano manifiesta la originalidad de su fe, la certeza de tener con el Señor un contacto de una proximidad y de un realismo que están por encima de toda expresión. Esta experiencia única tiene su traducción en el vocabulario: la palabra comunión (gr. koinonia) está casi totalmente ausente del AT y en él no designa nunca una relación del hombre con Dios. En el NT, por el contrario, caracteriza las relaciones del cristiano con cada una de las tres divinas personas.

La aspiración a la comunión con la divinidad no es cosa extraña al hombre; la religión aparece con frecuencia destinada a vincular al hombre con Dios; tratar de lograr mediante los sacrificios la comunidad entre el dios y sus fieles, es un tema religioso fundamental. En ciertas comidas sagradas colocaban los romanos entre los comensales estatuas de sus dioses: concepción mí-tica, en,que se expresa el deseo profundo del hombre.

Si sólo Jesucristo, nuestro único mediador, es capaz de colmar este deseo, sin embargo, el AT, aun manteniendo celosamente las distancias infranqueables antes de la encarnación, prepara ya su realización.

AT

1. El culto israelita refleja la necesidad de entrar en comunión con Dios. Esto se expresa sobre todo en los sacrificios llamados «de paz», es decir, de dicha, en los que una parte de la víctima corresponde al oferente: comiéndola, es admitido a la mesa de Dios. Así muchas traducciones lo llaman «sacrificio de comunión» Lev 3. En realidad el AT no habla nunca de comunión con Dios, sino únicamente de comida tomada «delante de Dios» Ex 18,12 24,11.

2. La alianza. Esta aspiración no pasaría de ser un sueño estéril si Dios no propusiera a su pueblo una forma real de intercambios y de vida común: por la alianza toma Dios a su cargo la existencia de Israel, toma como suyos,sus intereses Ex 23,22, quiere que haya un encuentro Am 3,2 y trata de ganarse su corazón Os 2,16. Este designio de comunión, resorte de la alianza, se revela en el aparato con que Dios rodea su iniciativa: sus largos coloquios con Moisés Ex 19,20 24,12-18, el nombre de la «tienda de reunión» en que se encuentra con él 33,7-11.

3. La ley, carta de la alianza, tiene por fin enseñar a Israel las reacciones de Dios Dt 24,18 Lev 19,2. Obedecer a la ley, dejarse modelar por sus preceptos, es, pues, hallar a Dios y unirse con él Sal 119; y viceversa, amar a Dios y buscarle es observar sus mandamientos Dt 10,12s.

4. La oración. El israelita que vive en la fidelidad a la alianza, se encuentra con Dios de una manera todavía más íntima, en las dos formas fundamentales de la oración: en el arranque espontáneo de admiración y de gozo ante las maravillas divinas, que suscita la bendición, la alabanza y la acción de gracias: y en la súplica apasionada en busca de la presencia de Dios Sal 42,2-5 63,2-6, de un encuentro que ni siquiera la muerte pueda romper Sal 16,9 49,16 73,24.

5. La comunión de los corazones en el pueblo es fruto de la alianza: la solidaridad natural en el seno de la familia, del clan. de la tribu viene a ser la comunidad de pensamiento y de vida al servicio de Dios, que reúne a Israel. El israelita, para ser fiel a este Dios salvador, debe considerar a su compatriota como su «hermano» Dt 22.1-4 23,20 y prodigar su solicitud a los más desheredados 24,19ss. La asamblea litúrgica de las tradiciones sacerdotales es al mismo tiempo una comunidad nacional en marcha hacia el destino divino Num 1,16ss 20,6-11 1Par 13.2, la «comunidad de Yahveh» y «todo Israel» 1Par 15,3.

NT

En Cristo viene a ser una realidad la comunión con Dios; Jesucristo, compartiendo, incluso en su debilidad, una naturaleza común a todos los hombres Heb 2,14, les concede participar en su naturaleza divina 2Pe 1.4.

1. La comunión con el Señor vivida en la Iglesia.

Desde el comienzo de su vida pública se asocia Jesús doce compañeros, que quiere sean estrechamente solidarios de su misión de enseñanza y de misericordia Mc 3,14 6,7-13. Afirma que los suyos deben compartir sus sufrimientos para ser dignos de él Mc 8.34-37 p Mt 20,22 Jn 12,24ss 15.18. Es verdaderamente el Mesías. el rey que forma cuerpo con su pueblo. Al mismo tiempo subraya la unidad fundamental de los dos mandamientos del amor Mt 22,37ss.

La unión fraterna de los primeros cristianos, soldada en una adhesión al Señor Jesús hecha de fe, de amor, de imitación, se realiza en primer lugar en la «fracción del pan» Act 2,42. Muy pronto la puesta en común de los bienes 4,32. y las colectas organizadas en favor de los hermanos que se hallaban en la necesidad Rom 12,13 Gal 6,6 2Cor 8,4 Heb 13,16, fueron la expresión de esta unión. Las persecuciones soportadas en común hacen la unidad de los corazones 2Cor 1,7 Heb 10,33 1Pe 4,13, como también la parte tomada en la difusión del Evangelio Flp 1,5.

2. Profundidades de esta comunión.

a. Según san Pablo, el fiel que se adhiere a Cristo por la fe y por el bautismo, participa en sus misterios (los verbos compuestos del prefijo syn-). El cristiano, muerto al pecado con Cristo, resucita con él a una vida nueva Rom 6,3s Ef 2,5s: sus sufrimientos, su propia muerte lo asimilan a la pasión, a la resurrección del Señor 2Cor 4,14 Rom 8,17 Flp 3,10s 1Tes 4,14. Esta «comunión con el Hijo» 1Cor 1,9 se realiza a lo largo de los días por la participación en el cuerpo eucarístico de Cristo 10,16 y en la acción del Espíritu Santo 2Cor 13,13 Flp 2,1.

b. Según san Juan, la comunión con Cristo nos da a la vez la comunión con el Padre y la comunión fraterna entre cristianos 1Jn 1,3. Esta comunión hace que «permanezcan» los unos en los otros. Como el Padre y el Hijo permanecen el uno en el otro y forman uno solo, así los cristianos deben permanecer en el amor del Padre y del Hijo observando sus mandamientos Jn 14,20 15,4.7 17,20-23 1Jn 2,24 4,12, por el poder del Espíritu Santo Jn 14,17 1Jn 2,27 3,24 4,13. El pan eucarístico es el alimento indispensable de esta comunión permanente Jn 6,56.

Así el cristiano gusta anticipadamente el gozo eterno, sueño de todo corazón humano, esperanza de Israel: «estar con el Señor, siempre» 1Tes 4,17 Jn 17,24.

Volver al índice del León Dufour ONLINE o a la página principal de Camino Neocatecumenal.net