38 visitas

Consulta la palabra Cielo en el vocabulario de teología bíblica Leon Dufour online.

Cielo

Si el cielo puede designar a la vez el reino de los astrónomos y de los astronautas y la morada en que Dios reúne a sus elegidos, no es por una confusión grave, de la que sería responsable el lenguaje infantil de la Biblia; es el reflejo de una experiencia humana universal y necesaria: Dios se revela al hombre a través de su creación entera, comprendidas sus estructuras visibles. La Biblia transmite esta revelación en una forma a veces compleja, pero exenta de no pocas confusiones. Distingue perfectamente el cielo físico, de la misma naturaleza que la tierra, «el cielo y la tierra», y el cielo de Dios, «el cielo que no es la tierra». Pero el primero es siempre el que permite al hombre pensar en el segundo.

I. EL CIELO Y LA TIERRA

Para los hebreos como para nosotros es el cielo una parte del universo, diferente de la tierra, pero en contacto con ella, una semiesfera que la engloba y constituye con ella el universo que el hebreo, no teniendo palabra propia para designarlo, llama siempre «el cielo y la tierra» Gen 1,1 Mt 24,35.

Si el israelita es sensible al esplendor de este cielo y ávido de su luz, si sabe admirar su transparencia Ex 24,10, se impresiona sobre todo por la inquebrantable solidez del firmamento Gen 1,18. El cielo es para él una construcción tan sólidamente edificada y organizada como la tierra, sostenida por columnas Job 26,11 y por fundamentos 2Sa 22,8, provista de depósitos para la lluvia, la nieve, el granizo, el viento Job 38,22ss 37,9ss Sal 33,7, provista de «ventanas» y de «esclusas» por donde, llegado el momento, salen los elementos así almacenados Gen 7,11 2Re 7,2 Mal 3,10. Los astros fijados en este firmamento, el ejército innumerable de las estrellas Gen 15,5, revela por la magnífica regularidad de su ordenamiento, lo poderoso de esta arquitectura Is 40,26 Job 38,31s.

II. EL CIELO QUE NO ES LA TIERRA

El cielo, tal como se ofrece a las miradas, con su amplitud, su luz, su armonía maravillosa e inexplicada, impone al hombre en forma visible y permanente el sentimiento inmediato de todo lo que el universo comporta en materia de misterio impenetrable. Sin duda también las profundidades de la tierra y del abismo son inaccesibles al hombre Job 38,4ss.16ss, pero la inaccesibilidad de él está constantemente expuesta y como revelada visiblemente; el hombre pertenece a la tierra, y el cielo se le escapa: «Nadie ha subido al cielo» Jn 3,13 Prov 30,4 Rom 10,6. Es necesaria la locura del rey de Babel para pensar en subir al cielo: esto es igualarse con el Altísimo Is 14,13s. Así se establece como la cosa más natural una relación entre el cielo y Dios: Dios está en su casa en el cielo: «Los cielos son los cielos de Yahveh, pero él ha dado la tierra a los hijos de Adán» Sal 115,16.

Esta impresión religiosa, espontáneamente evocada por el cielo, explica el empleo frecuente en los LXX, del plural «cielos»: el judaísmo y el NT acentuaron el valor religioso de este plural, hasta tal punto que reino de los cielos resulta idéntico a reino de Dios. Sin embargo, no se puede establecer como regla que en el AT y el NT el cielo designa el cielo físico, y los cielos, la morada de Dios. Y si se da el caso de que este plural pueda de varios cielos superpuestos 2Cor 12,2 Ef 4,10, con frecuencia no es sino una expresión del entusiasmo lírico y poético Dt 10,14 1Re 8,27. La Biblia no conoce dos tipos de cielos, uno que sería material, y otro espiritual. Pero en el cielo visible descubre el misterio de Dios y de su obra.

III. EL CIELO, MORADA DE DIOS

El cielo es la morada de Dios; después de haberlo desplegado como una tienda, ha construido por encima de sus aguas los pisos de su palacio Sal 104,2s; de ahí se lanza a cabalgar sobre las nubes Sal 68,5.34 Dt 33,26 y hacer resonar su voz por encima de las grandes aguas, en el estruendo de la tormenta Sal 29,3. Allí tiene su trono y allí convoca su corte, «el ejército de los cielos», que expide y cumple sus órdenes hasta las extremidades del mundo 1Re 22,19 Is 6,1s.8 Job 1,6-12. Es en verdad el Dios del cielo Neh 1,4 Dan 2,37.

Estas fórmulas no son imágenes infantiles o hipérboles poéticas, sino visiones, poéticas sí, pero profundas y verdaderas de la realidad de nuestro mundo, de un universo sometido en su totalidad a la soberanía de Dios y penetrado por su mirada. Si el Señor «domina en los cielos», es porque se ríe de los reyes de la tierra y de sus complots Sal 2,2ss Gen 11,7, es que «sus párpados escrutan a los hijos de Adán» Sal 11,4 y que le es necesaria esta altura suprema para hacer justicia a todos, «una gloria por encima de los cielos», para «levantar al pobre del polvo» Sal 113,4ss, para que le llegue «la súplica de todo hombre y de todo su pueblo Israel» 1Re 8,30..; es que si es un Dios de cerca, no es menos un Dios de lejos Jer 23,23s. Es porque «su gloria llena toda la tierra» Is 6,3, pero es también porque nada en el mundo, aunque sean «los cielos y los cielos de los cielos», es capaz de contenerle 1Re 8,27. La morada celestial de Dios evoca sin duda alguna en primer lugar su trascendencia invulnerable, pero no menos significa, como la omnipresencia del cielo en torno al hombre, su presencia sumamente próxima: Más de un texto asocia en forma explícita esta distancia infinita y esta proximidad, desde la escala que vio Jacob en Betel, que «apoyándose en la tierra tocaba con la cabeza en los cielos» Gen 28,12 hasta los oráculos proféticos: «El cielo es mi trono… ¿Qué casa podríais edificarme?… Mis miradas se posan sobre los humildes y sobre los de contrito corazón» Is 66,1s 57,15.

IV. «RORATE, CAELI, DESUPER…»

Puesto que el Dios de Israel es un Dios salvador y que está en su casa, está allí, por tanto, con su verdad Sal 119,89s, su gracia y su fidelidad Sal 89,3, está allí para derramar la salud sobre la tierra. El cielo, símbolo de la presencia soberana y envolvente de Dios, es también el símbolo de la salvación preparada para la tierra. Por lo demás, del cielo descienden como bendición la lluvia fertilizante y el rocío, expresiones de la generosidad divina y de su gratuidad. Símbolos naturales y recuerdos históricos convergen para hacer de la esperanza de Israel la espera de un acontecimiento venido del cielo: «¡Oh si rasgaras los cielos y bajaras!» Is 64,1.

Ya el rapto de Henoc Gen 5 24 y el de Elías. 2Re 2,11 invitaban a buscar en esta dirección la familiaridad divina, a la que habían sido admitidos. A su vez los videntes de los apocalipsis, Ezequiel, Zacarías, Daniel sobre todo, reciben del Dios que está en el cielo la revelación de los misterios concernientes al destino de los pueblos Dan 2,28; la salvación de Israel se halla, por tanto, escrita en el cielo, del cual va a descender. Desde el cielo desciende Gabriel sobre Daniel 9,21 para prometerle el fin de la desolación 9,25; sobre las nubes del cielo ha de aparecer el Hijo del hombre para que sea dado el imperio a los santos 7,13.27. Finalmente, del cielo, donde «está delante de Dios» Lc 1,19, es enviado Gabriel a Zacarías y a María, y al cielo retornan los ángeles venidos a celebrar «la gloria de Dios en lo más alto de los cielos y la paz en la tierra» 2,11-15. La presencia de sus ángeles entre nosotros es el signo de que Dios ha desgarrado verdaderamente los cielos y de que es Emmanuel, Dios con nosotros.

V. EN JESUCRISTO ESTÁ EL CIELO PRESENTE EN LA TIERRA

1. Jesús habla del cielo.

El cielo es una palabra muy frecuente en el lenguaje de Jesús, pero no designa jamás una realidad que existe por sí misma, independientemente de Dios. Jesús habla del reino de los cielos, de la recompensa en reserva en los cielos Mt 5,12, del tesoro que se ha de constituir en los cielos 6,20 19,21, pero es porque piensa siempre en el Padre que está en los cielos 5,16.45 6,1.9, que sabe, que «está en lo secreto y ve en lo secreto» 6,8.18. El cielo es esa presencia paternal, invisible y atenta, que envuelve al mundo, a las aves del cielo 6,26, a los justos y a los injustos 5,45 con su inagotable bondad 7,11. Pero en estado normal los hombres están ciegos a esta presencia; para que venga a ser una realidad viva y triunfante, para que venga el reino de los cielos, vino Jesús a hablar de lo que sabe, a dar testimonio de lo que ha visto Jn 3,11.

2. Jesús viene del cielo.

En efecto, cuando habla Jesús del cielo no habla como de una realidad maravillosa y lejana, sino como del mundo que es el suyo y que es para él la realidad más profunda y más seria de nuestro propio mundo. Del reino de los cielos posee él los secretos Mt 13,11; al Padre que tenemos en los cielos lo conoce como a su propio Padre 12,50 16,17 18,19. Para hablar así del cielo hay que venir de él, pues «nadie ha subido al cielo, sino el que ha bajado del cielo, el Hijo del hombre que está en el cielo» Jn 3,13.

Porque es el Hijo del hombre, un hombre cuyo destino pertenece al cielo, un hombre venido del cielo para retornar a él Jn 6,62, sus obras son del cielo, y su obra esencial, el sacrificio que hace de su carne y de su sangre, es el pan que Dios nos da, el pan «venido del cielo» Jn 6,33-58 y que da la vida eterna, la vida del Padre, la vida del cielo.

3. En la tierra como en el cielo.

Si bien Jesús viene del cielo y si bien su obra es del cielo, no obstante, la realiza en la tierra y para nosotros. Ésta consiste en unir indisolublemente la tierra al cielo, en hacer que «venga el reino» de los cielos, que se haga la voluntad de Dios «en la tierra como en el cielo» Mt 6,10, «que todos los seres sean reconciliados por él en la tierra como en los cielos» Col 1,20. «Habiendo recibido en su resurrección todo poder en el cielo y en la tierra» Mt 28,18, habiendo penetrado por la sangre de su sacrificio en el santuario de Dios, el cielo Heb 4,14 9,24; habiendo sido exaltado «más arriba de los cielos» 7,26 y estando sentado a la diestra de Dios, ha sellado entre la tierra y el cielo la nueva alianza 9,25, e inviste a la Iglesia de su poder, realizando él en el cielo los gestos que ella hace sobre la tierra Mt 16,19 18,19.

4. Los cielos abiertos.

De esta reconciliación operada por Jesús nos han sido dados signos. Sobre él se abrieron los cielos Mt 3,16, descendió el Espíritu de Dios Jn 1,32; a su vez, los suyos conocieron esta experiencia: en un gran ruido Act 2,2, en una luz 9,3, en una visión 10,11 se abrió sobre ellos el cielo y descendió el Espíritu. Cristo cumplió su promesa: «Veréis el cielo abierto… sobre el Hijo del hombre» Jn 1,51.

VI. LA ESPERANZA DEL CIELO

«Nuestra ciudad está en el cielo, de donde esperamos ardientemente como salvador a nuestro Señor Jesucristo, que reformará el cuerpo de nuestra vileza conforme a su cuerpo glorioso en virtud del poder que tiene para someter a sí todas las cosas» Flp 3,20s. Aquí están reunidos todos los rasgos del cielo de la esperanza cristiana. Es una ciudad, una comunidad hecha para nosotros, una nueva Jerusalén Ap 3,12 21,3.10ss; desde ahora es nuestra ciudad, en ella se construye la morada a que aspiramos 2Cor 5,1. Es un nuevo universo Ap 21,5, compuesto, como el nuestro, de «nuevos cielos y nueva tierra» 2Pe 3,13 Ap 21,1, pero de donde habrán desaparecido «muerte, llanto, grito, pena» Ap 21,4, «impureza» 21,27 y noche 22,5. Cuando aparezca, el universo antiguo, «el primer cielo y la primera tierra» habrán desaparecido 21,1 en la fuga 20,11, como un libro que se enrolla 6,14. Será, no obstante, nuestro universo, pues nuestro universo es para siempre el del Verbo hecho carne y de su cuerpo; el cielo no sería nada para nosotros si no fuera la comunión con el Señor 1Tes 4,17 2Cor 5,8 Flp 1,23, que somete a sí todas las cosas para entregarlas todas a Dios Padre 1Cor 15,24-28.

Volver al índice del León Dufour ONLINE o a la página principal de Camino Neocatecumenal.net