Ocurrió el pasado domingo en Gran Bretaña. El grupo pro-vida Life fue expulsado de una feria comunitaria, sin otra justificación que la de exhibir imágenes de niños de